lunes, 3 de junio de 2013

Román oferta menos campamentos urbanos y más caros que los de Azuqueca o Toledo

El Ayuntamiento de Guadalajara ofrece la cuarta parte de plazas, durante menos de la mitad de tiempo y un 33% más caras que el de Azuqueca

El Ayuntamiento de Guadalajara tiene una oferta de campamentos urbanos para escolares “insuficiente y muy cara”, que “no cumple la finalidad de garantizar la conciliación de la vida laboral y familiar a los padres y madres de Guadalajara cuando sus hijos no tienen clase”.

Así lo ha denunciado el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Guadalajara, tras comparar el servicio que oferta el equipo de Gobierno de Román con los ofrecidos por el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares, segunda localidad en población de la provincia, y por el de Toledo, ciudad de población similar a la de Guadalajara.

Por el mismo servicio, 340 euros en Guadalajara frente 256 en Azuqueca.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Guadalajara, Magdalena Valerio, ha  apoyado en datos su afirmación de que “el servicio ofertado por Román es caro e insuficiente” comparado con los campamentos urbanos municipales analizados. Según estos datos, un servicio de campamento de cuatro semanas, con desayuno y comida incluidos, cuesta en Guadalajara 340 euros por niño, mientras que en Azuqueca de Henares tiene un precio de 256 euros por niño, un 33% menos que en la capital.

Si se compara la oferta del Ayuntamiento de Guadalajara con los campamentos urbanos municipales de Toledo, los precios son similares, con la diferencia de que Román ha fijado como precio único 340 euros por niño, mientras que el Consistorio toledano ha fijado distintas bonificaciones, de entre el 25 y el 75% de la tarifa, en función de la renta per cápita de cada familia. De esta forma, aplicando la beca máxima del 75%, un niño toledano tiene cuatro semanas de campamento con desayuno y comida por 88 euros frente a los 340 que Román cobra a los niños de Guadalajara.

Valerio ha precisado que “es cierto que el Ayuntamiento de Guadalajara ofrece 11 plazas gratuitas, de un total de 220, para niños de familias en situación de exclusión social, lo cual nos parece bien, pero se olvida una vez más, como hace el PP de manera sistemática, de las familias de clase media, de esos padres y madres que cada vez trabajan más horas por menos salario, debido a la reforma laboral de Rajoy, y cada vez pagan más impuestos, pero luego no son tenidas en cuenta para ninguna bonificación en ningún servicio público”.

220 plazas en Guadalajara por 900 en Azuqueca.

En cuanto a la insuficiencia del servicio ofertado por el Ayuntamiento de Guadalajara, Valerio ha incidido en dos aspectos fundamentales: el tiempo de duración de los campamentos urbanos municipales y el número de plazas. En ambos parámetros, el equipo de Gobierno de Román queda en mal lugar si se compara con el servicio que ofrece el equipo de Pablo Bellido en Azuqueca de Henares.

Mientras el Ayuntamiento de Guadalajara ofrece únicamente un mes de campamento urbano, del 24 de junio al 26 de julio, el Ayuntamiento de Azuqueca ofrece este servicio de forma permanente durante todo el verano, durante todos los periodos vacacionales (Semana Santa y Navidad) y durante todos los días festivos del año, como ocurrió la semana pasada con motivo del Corpus y del Día de la Región.

En cuanto al número de plazas, la portavoz socialista ha destacado que Azuqueca, con menos de la mitad de población de Guadalajara (35.000 y 80.000 habitantes, respectivamente), ofrece 900 plazas de campamentos urbanos municipales frente a las 220 que oferta el Ayuntamiento de la capital en un solo colegio, privado, de la ciudad.

Magdalena Valerio ha indicado que otros servicios del Ayuntamiento de Guadalajara, como “Juegópolis”, las ludotecas y actividades de los centros sociales, “están bien, pero no cumplen la función de los campamentos urbanos de facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los padres y madres que trabajan, ya que no dan desayunos ni comidas, ni su horario resuelve el problema”.

La portavoz socialista ha concluido pidiendo a Román que “deje de tener al Ayuntamiento de Guadalajara a la cola, también, en la oferta de campamentos urbanos” y que ofrezca un servicio que “cubra todas las necesidades de los padres y madres de Guadalajara a lo largo de todo el año, teniendo en cuenta la situación de renta de las familias de clase media de la ciudad”.