jueves, 3 de marzo de 2016

Acuerdo entre los presidentes de la Mancomunidad Vega del Henares y Dos Campiñas para recepcionar los residuos voluminosos en la Planta de Yunquera de Henares.

El presidente de la mancomunidad Vega del Henares, Santiago Casas, y la presidenta de la mancomunidad Las dos Campiñas, Sara Simón, sellaron ayer un acuerdo para que los residuos voluminosos recogidos por Ferrovial en los municipios de la asociación campiñera se recepcionen en la Planta Provincial de Yunquera de Henares. Tras una visita a las instalaciones, los dos presidentes decidieron sellar una colaboración que permita dar mayor contenido a unas instalaciones que durante el año 2015 acogieron un total de 476 toneladas de residuos voluminosos, de las que un alto porcentaje fue puesto en valor y vendido a empresas de tratamiento para su posterior reutilización.

Nuestra intención es continuar manteniendo reuniones y visitas con los presidentes de otras mancomunidades de la provincia, con el Consorcio Provincial y con el Ayuntamiento de la capital para rentabilizar esta Planta Provincial de Residuos Voluminosos que de momento está siendo infrautilizada, asegura Santiago Casas, presidente de la Mancomunidad Vega del Henares y responsable de la Planta.

Esta instalación se construyó para acoger y poner en valor los residuos voluminosos de toda la provincia y de momento solo dos mancomunidades, que representan a un tercio de la población de Guadalajara, están trayendo aquí lo que recogen.

A la planta de Yunquera de Henares, gestionada por Ferrovial, se trasladan restos de poda, muebles, metales, plásticos y otra serie de residuos voluminosos recogidos en el puerta a puerta, en los Puntos Limpios de los municipios y en las plantas de Transferencia.

Una vez llegan a Yunquera son seleccionados, triturados, según los casos, y transformados en material reutilizable. Con su venta para ser transformados se obtiene un beneficio que incide en la defensa del Medio Ambiente, porque de otra manera estos enseres acabarían enterrados en los vertederos, y al mismo tiempo el dinero conseguido se descuenta del gasto que cada municipio invierte en la recogida, y por consiguiente, ayuda a que el recibo de la basura de los ciudadanos sea de menor cuantía.

Es obligación de todos los responsables municipales procurar el tratamiento de los residuos voluminosos de una manera sostenible y eficaz, asegura Sara Simón, presidenta de Las dos Campiñas. Desde la Mancomunidad que presido tenemos muy claro que el lugar en el que deben acabar los residuos voluminosos es en esta planta y no en la Planta de Torija donde se llevan ahora los voluminosos recogidos en buena parte de la provincia. En la planta de Torija se entierran y por tanto ni se ponen en valor ni se reciclan, además colaboran en la saturación de los vasos de la planta y causan un grave perjuicio innecesario cuando se tienen estas instalaciones infrautilizadas.

Desde la Mancomunidad Vega del Henares, propietaria de la Planta de Yunquera, se está estudiando la revisión de las tasas de recogida de residuos voluminosos que se cobran a las diferentes mancomunidades por tratar sus residuos voluminosos. Nuestra intención, asegura Santiago Casas, es facilitar la traída de los residuos a los municipios más distantes, que deben hacer decenas de kilómetros para trasladarse hasta aquí, compensado el esfuerzo económico que eso supone con una rebaja de las tasas.