viernes, 10 de julio de 2015

Desarticulado un grupo organizado dedicado al tráfico de cocaína y detenido un vecino de Guadalajara

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo organizado dedicado al tráfico de cocaína en la provincia de Córdoba, ha efectuado nueve registros domiciliarios y se han desmantelado seis puntos de venta de droga ubicados cuatro de ellos en barriadas de esta capital, otro en Aguilar de la Frontera y otro en Pozoblanco. La operación ha supuesto la detención de nueve personas.


Los detenidos son uno de nacionalidad colombiana y otros ocho de nacionalidad española, de los cuales seis residen en Córdoba, uno en Pozoblanco, otro en Aguilar de la Frontera y otro en Guadalajara, ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

La operación se inició en el mes de enero y tuvo su origen en el marco de las investigaciones contra el narcotráfico que lleva a cabo la Guardia Civil en la provincia de Córdoba, tras tener conocimiento de la existencia en esta capital de una organización delictiva que se dedicaba a la introducción de cocaína en Córdoba y provincia y posterior distribución al “menudeo”.

Las intensas investigaciones llevadas a efecto durante más de seis meses, permitieron fijar los componentes del grupo investigado y determinar su modus operandi. En un primer escalón en el que se encontraban dos vecinos de Córdoba capital, uno de ellos el cabecilla de la organización y la otra que era la encargada de efectuar las compras de cocaína en Colombia, en un segundo escalón un joven, también vecino de Córdoba, era el encargado de asesorar al primer escalón en la adquisición de sustancias de corte para la adulteración de droga y en un tercer escalón otros seis jóvenes encargados de distribuir la cocaína.

En el marco de la investigación, la Guardia Civil detectó que el grupo estaba preparando la compra de una importante partida de cocaína en Colombia, por lo que se activaron los dispositivos pertinentes para comprobar las sospechas e identificar a las personas que podían intervenir en la operación. En el marco de esa operación, se interceptó en Colombia el envío de casi dos kilogramos de pasta de cocaína de gran pureza, que de haber llegado al mercado, una vez adulterada, habría supuesto más de 32.000 dosis.

En los registros practicados se ha desmantelado un laboratorio de cocaína en Pozoblanco, donde se han intervenido más de cuatro kilogramos de sustancia de corte y útiles para la preparación de papelinas, asimismo en la capital se han intervenido más de 400 dosis de cocaína, nueve básculas de precisión, unos catorce kilogramos de marihuana, tres armas de fuego —una de ellas simulada— dos rifles y cinco carabinas, así como dos armas prohibidas y más de 50.000 euros en billetes fraccionados, supuestamente producto de la venta de la droga, numerosa documentación, material informático y de comunicaciones.

Además del laboratorio de cocaína, se han desmantelado puntos de venta de cocaína y marihuana establecidos en Córdoba, Pozoblanco y Aguilar de la Frontera. La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.