lunes, 27 de octubre de 2014

El Dépor mereció el triunfo ante el Getafe C.F. B, pero la suerte le fue esquiva

Pese a ser infinitamente superior, gozar de incontables ocasiones de gol y merecer el triunfo, la suerte fue esquiva para el C.D. Guadalajara, que no pudo pasar del empate ante el Getafe C.F. B. En la primera mitad, Ayina adelantó a los azulones y Toledo logró el empate a uno. Ya en el segundo periodo, los alcarreños se toparon hasta dos veces con la madera (y una más en los primeros cuarenta y cinco minutos) en su búsqueda del tanto del triunfo.


El Dépor dominó los primeros minutos del encuentro, moviendo bien el esférico y llegando con asiduidad por banda. Así, Javi López y Abel Molinero se convirtieron en protagonistas pegados a la cal con sus centros, si bien el cuadro alcarreño no logró materializar sus llegadas. No en vano, en los primeros veinticinco minutos, a Toledo le faltaron centímetros para conectar sendos pases de los extremos morados, Pérez remató al larguero desde dentro del área un centro atrás de Abel Molinero y Javi López disparó desviado en una contra tras recibir el pase en profundidad de Chema Mato.

Sin embargo, fue el filial getafense el que se adelantó en el marcador en el minuto 30 con un tiro cruzado de Ayina desde dentro del área al que no pudo llegar Toni Lechuga. La jugada, en cualquier caso, vino precedida de polémica: Chema Mato se encontraba tendido en el suelo y Álex Felip, que asistió al goleador azulón, pareció llevarse el balón con su mano.

El equipo de Carlos Pérez Salvachúa respondió bien al tanto encajado y Toledo igualó el partido en el minuto 43 al rematar a la red con su pierna derecha un centro en banda izquierda de Arroyo. Todavía antes del descanso, los deportivistas rondaron el segundo gol con un disparo escorado de Abel Molinero que Olmedo desvió a saque de esquina y un cabezazo alto de Moyano en un córner de Arroyo.

Tras la reanudación, el C.D. Guadalajara prolongó su insistencia sobre la portería getafense. Así las cosas, nada más comenzar la segunda mitad, Edu Payá tuvo que lanzarse en plancha para abortar el lanzamiento de Javi López y Olmedo tuvo que aparecer de nuevo para desviar a saque de esquina un lanzamiento de Abel Molinero que se colaba en la escuadra.  Esas ocasiones no fueron más que una pequeña muestra del dominio absoluto del Dépor, al que únicamente la suerte le privó de encontrar el gol en los siguientes minutos.

No en vano, tras un posible penalti a Rida, Abel Molinero disparó fuera con el exterior para anticipar las cuatro mejores oportunidades alcarreñas de ese tramo: un cabezazo al palo de Toledo en un córner, un mano a mano de Pérez en el que Olmedo le adivinó su disparo, un tiro franco de Javi López al que se interpuso Carbonell y un lanzamiento al larguero de Moyano desde la frontal.

De ahí al final, el Dépor siguió siendo netamente superior y llegando con peligro al área getafense. Primero Rida, con un disparo alto desde dentro del área, y luego Javi López, con una falta lateral que salvó Olmedo en la misma línea, merecieron el tanto, pero de nuevo la suerte, caprichosa, impidió al conjunto alcarreño marcar el gol que hubiera significado una justa y merecida victoria.

La próxima jornada el C.D. Guadalajara visita al C.F. Fuenlabrada en el Estadio Fernando Torres el domingo 2 de noviembre a las 12:15 horas.