martes, 2 de septiembre de 2014

Detenida una Rumana,por estafar a compatriotas en la compra de billetes de avión

Sucesos -EP-
La Policía Nacional de Guadalajara, en colaboración con la Comisaría de Alcala de Henares (Madrid), ha detenido a una mujer, identificada como V.H. de 47 años y natural de Rumanía, como presunta autora de estafar a ciudadanos rumanos, ya que, la ahora detenida recibió miles de euros de conciudadanos suyos como pago de la reserva de billetes de avión, a los que entregaba un justificante de la reserva, pero cuyos billetes nunca fueron abonados. Se calcula que ha llegado a estafar hasta 20.000 euros.


La investigación se inició el pasado 30 de julio, tras recibir la denuncia de una mujer que había adquirido dos billetes de avión con destino a Rumanía en un locutorio de la capital, regentado por una compatriota suya que también funcionaba como agencia de viajes, aportando a la denuncia un justificante de la reserva, tal y como ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha.

La victima tras aportar 800 euros por los pasajes, descubrió el mismo día del viaje, que había sido víctima de una estafa al intentar canjear su reserva y comenzar su viaje, momento en el que la compañía aérea le comunicó que dicha reserva nunca había llegado a formalizarse y por lo tanto no tenía ninguna posibilidad de efectuar el viaje.

Realizadas diversas gestiones, estas revelaron que otros afectados ya habían denunciado ese mismo día en la Comisaría del aeropuerto de Madrid-Barajas hechos similares.

Durante las 48 horas siguientes se reciben en la Comisaría de Guadalajara hasta catorce denuncias más de personas de la misma nacionalidad manifestando la compra de billetes de avión por valor de más de doce mil euros.

De manera inmediata se inició la correspondiente investigación, comprobando que la presunta autora había cerrado el locutorio y había abandonado de manera precipitada la capital.

En los siguientes días se consiguió la localización de la presunta autora en la localidad de Alcalá de Henares, donde se había escondido, siendo detenida y puesta a disposición de la Autoridad Judicial.

A fecha de hoy se siguen recibiendo denuncias en la Comisaría de Guadalajara de personas afectadas, por lo que no se puede determinar con exactitud el número de víctimas ya que muchas de ellas no saben que han sido víctimas de una estafa hasta el día en el que intentan canjear sus reservas.

   Con la detención de esta mujer se ha logrado acabar con una actividad delictiva que, aparte del perjuicio económico que supone para las víctimas, ha producido situaciones de auténtica tragedia persona, por tratarse de personas emigrantes con escasos recursos económicos que invertían el ahorro de varios años.