martes, 6 de octubre de 2015

Acuerdo marco para la recuperación de Castilla-La Mancha firmado entre Gobierno regional, sindicatos y patronal

El Gobierno regional ha firmado esta mañana  un acuerdo marco para la recuperación de Castilla-La Mancha con los sindicatos más representativos de la Región -CCOO y UGT- y con la patronal de los trabajadores, un pacto que pretende “acelerar la creación de empleo y que la recuperación económica lo sea también social”, según ha señalado el presidente del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page.

El convenio, rubricado en el Palacio de Fuensalida por el presidente García-Page; el secretario general de UGT-CLM, Carlos Pedrosa; el secretario general de CCOO, José Luis Gil; y el presidente de la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM CEOE-CEPYME), Ángel Nicolás, se establece en torno a tres grandes bloques: recuperación económica de Castilla-La Mancha incluyendo un nuevo modelo productivo, recuperación social –con medidas relativas al sistema sanitario, educativo y  servicios sociales, entre otras- y un último apartado relacionado con la necesaria reforma institucional de la región.
 
Según ha indicado García-Page, durante tiempo hemos sufrido un “déficit de diálogo”, pero ha llegado el momento de hacer lo más importante y recuperarlo. En su opinión, “firmar requiere firmeza, porque nos expone al escaparate público”, pero es necesario porque “nos mueve el interés público”. En este sentido, ha indicado que no quiere que nadie se sienta excluido de este pacto, y ha indicado que se irán sumando participantes según avance el tiempo.
 
“Ésta es la única oportunidad de vertebrar un acuerdo, hacerlo por partes pero de una manera útil y con gente que ha demostrado su veteranía y sus ganas, y eso es fundamental para poder conseguir una parte muy importante de los acuerdos que nos proponemos”, ha señalado.
 
Este acuerdo –ha explicado el presidente- no pretende situarnos en el momento previo a la crisis, porque en ese momento también teníamos problemas. “Este pacto tiene que ser una vacuna para las causas de la crisis”, y por ello va a ser bueno para empresas, autónomos y trabajadores, “pero esencialmente tiene que ser buenos para los que buscan trabajo”, ha explicado García-Page.
 
Va a ser bueno para los trabajadores actuales, ha añadido, “porque queremos fabricar un escenario de mayor estabilidad económica”. El objetivo principal es que dentro de cuatro años hayamos creado el doble de empleo del que se está creando ahora, o lo que es lo mismo, que tengamos la mitad de paro de lo que tenemos ahora. “Éste es el escenario real al que hay que conducir, y lo demás son parafernalias políticas e institucionales”, ha apostillado el presidente regional.
 
Un acuerdo con consecuencias
 
Según ha explicado García-Page, del acuerdo de hoy van a depender no menos de veinte normativas importantes, “una veintena de decretos y algunas leyes que saldrán adelante si hay consenso y estoy seguro de que de este diálogo que empieza hoy van a depender no menos de quince planes específicos y estratégicos en distintos sectores”, ha comprometido.
 
El acuerdo que hoy se ha materializado no tiene por qué limitarse a una legislatura de cuatro años, ha añadido el presidente, “pues habrá algunos que se desarrollen en la legislatura que viene porque necesiten más tiempo o más financiación, pero muchas cosas muy concretas, objetivos específicos, tendrán que ver con este pacto”.
 
En este sentido, ha señalado que “el Gobierno regional pretende quiere que haya acuerdo en el cien por cien de las cosas que se pongan encima de la mesa. “Pero lo que más me importa es que nadie se sienta excluido del acuerdo, y que aquellas cosas que no sean objeto de acuerdo no impidan acuerdo en otras”, ha añadido.
 
Hasta ahora el Gobierno ha estado tomando algunas decisiones unilaterales en asuntos como la educación, las urgencias sanitarias, con política de interinos en una pre-agenda, “pero desde esta firma el Gobierno se abstendrá de tomar decisiones que tengan que ver con objetos que se van a discutir. Si abrimos el melón del diálogo es para todo, es para tomárnoslo en serio”, ha advertido García-Page.
 
Así, salvo excepciones que puedan ser consensuadas sobre la marcha, todo quedará planteado sobre la base de que haya un acuerdo en su conjunto. “Pero los compromisos del discurso de investidura del Gobierno lo son con acuerdo o sin él”, ha garantizado. En este sentido, ha apuntado que, si no hay acuerdo, “nosotros mismos marcaremos el cómo, el cuándo, y si hay acuerdo lo haremos conforme a esta agenda que nos estamos marcando”.
 
Sindicatos, patronal y Gobierno regional, remando en la misma dirección
 
El secretario general de CCOO, José Luis Gil, ha lamentado que los últimos cuatro años “han sido muy duros en Castilla-La Mancha, con gente que ha sufrido mucho”. En este sentido, ha apuntado que “es imprescindible recuperar el estado de bienestar, porque lo tuvimos y lo perdimos, y lamentablemente hoy tenemos que reconstruirlo, ya que ha habido una fuerza política que se ha dedicado a destruirlo”.
 
Asimismo, ha puesto en valor la necesidad de retomar el diálogo social que queda reafirmado con esta declaración, un acuerdo “que contribuye a la transformación social, económica y laboral de Castilla-La Mancha” y con el que Gobierno regional, empresarios y sindicatos “nos implicamos para acometer medidas que nos permitan avanzar en la línea adecuada”.
 
Desde UGT, su secretario general, Carlos Pedrosa, ha hecho alusión a la necesaria normalidad de que los hombres y mujeres de esta región se levanten por la mañana para ir a trabajar, que cobren una nómina a fin de mes, que puedan ser atendidos si caen enfermos “sin ser hacinados en una ambulancia para mandarles a un centro privado de Madrid o de otras comunidades limítrofes”, o que los jóvenes de la región puedan ir a la Universidad y estudiar junto a alguien con mayor poder económico, desde la igualdad.
 
“Esa es lo normalidad que queremos tras la firma de esta acuerdo”, ha indicado Pedrosa, quién ha añadido que pretenden hacer partícipes a los ciudadanos de esta región de las dificultades del momento, “que las hay”, pero también “de lo que es un proyecto vital e ilusionante como es que la gente recupere la dignidad en su vida”.
 
Por su parte, el presidente de la CECAM, Ángel Nicolás, reivindicó la puesta en marcha de medidas que favorezcan el crecimiento económico, la competitividad y, con el ello, el aumento del empleo en la región. Por ello, destacó la importancia de este acuerdo y su importancia para poner en marcha actuaciones estratégicas “que contribuyan a que la sociedad y la economía regional salgan reforzadas”. El objetivo es, por tanto, “aunar esfuerzos para construir el mejor futuro para Castilla-La Mancha”, ha indicado.