sábado, 8 de agosto de 2015

El Deportivo Guadalajara se impone en un triangular a Leganés y Atlético de Madrid

Deportes
El CD Guadalajara dio la campanada en el ´Triangular de las Bermudas´ al adjudicarse el trofeo compitiendo contra dos equipos de superior categoría como lo son el Atlético de Madrid y el Leganés. El equipo que entrena Manolo Cano aguantó el 0-0 al Atlético de Madrid y venció al equipo local por la mínima, que unido a la derrota colchonera frente a los pepineros le coronó como ganador de este torneo veraniego disputado en Butarque. El CD Guadalajara sumó 4 puntos, el Leganés 3 y el Atlético de Madrid 1. La vida al revés.


Al CD Guadalajara le tocó lidiar al toro más complicado en primer lugar. El partido que abría la participación de los deportivistas y también el triangular era contra el todopoderoso Atlético de Madrid. Pese a la lógica diferencia de calidad, los morados mantuvieron al equipo de Simeone a raya y sumaron un meritorio 0-0. Desde el primer momento, los rojiblancos buscaron la portería de Kevin Ulbrich, pero el buen hacer de los de Cano evitó que llegaran los goles.

Las mejores ocasiones para los colchoneros vineron en un remate claro que erró el canterano Thomas, en un remate de cabeza de Raúl García que sacó Kevin y sobre todo en el tanto de Savic que fue anulado por falta previa al guardameta de origen alemán. Por su parte, los deportivistas gozaron de una buena oportunidad mediado el choque en un disparo de Manzano que se marchó fuera por poco. 

Tras la victoria del Leganés por 1-0 frente al Atlético de Madrid, Leganés y Guadalajara se jugaban el trofeo en el último partido. Para estos 45 minutos de partido, Manolo Cano dispuso un once con mucho protagonismo de la cantera y compuesto por Ferrán Ferri, Lee, Rueda, Rami, David, Ablanque, Iván Rubio, Dani Ponce, Appiah, Cuenca y Reguera.

A los 7 minutos del comienzo, uno de las últimas incorporaciones, el extremo Dani Ponce, batía a Serantes con un tiro cruzado que adelantaba a los morados en el marcador. De ahí en adelante, los locales buscaron con ahínco la meta de Ferrán Ferri. Sin embargo, ni el acoso y derribo practicado por el Leganés ni los cambios introducidos por Garitano fueron suficientes para arrebatar a los morados este trofeo que sin duda elevará la moral de toda la parroquia deportivista.