lunes, 28 de julio de 2014

Sanidad advierte de los riesgos de las altas temperaturas en Guadalajara

Guadalajara (Sociedad)-EP-
La Dirección General de Salud Pública, dependiente de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, recomienda a la población la necesidad de extremar las precauciones y evitar las exposiciones a temperaturas excesivas. En la provincia de Guadalajara el umbral establecido en el Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud se sitúa en los 35º durante el día y 21 por la noche.


Para prevenir este riesgo, Sanidad y Asuntos Sociales recuerda a todos los ciudadanos, y especialmente a los más sensibles a los efectos al calor, (niños, ancianos y enfermos crónicos) que deben adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar cualquier tipo de incidencia, ha informado el Sescam en nota de prensa.

Los señales que deben alertar a la población de los posibles riegos son; calambres musculares en brazos, piernas o el vientre y un agotamiento grave que puede manifestar aturdimiento, debilidad o insomnio inhabitual. Además los síntomas de un posible golpe de calor en una persona se detectan por una agresividad descontrolada, piel caliente roja y seca, dolores de cabeza, náuseas, sed intensa o confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento.

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales vigila diariamente la información meteorológica, los indicadores sanitarios correspondientes y los datos facilitados por los diferentes centros asistenciales de la región. Si las predicciones superan las temperaturas umbrales establecidas se activa el correspondiente nivel de alerta 1, 2 ó 3, según el riesgo, se remite esta información al resto de organismos implicados.


RECOMENDACIONES SANITARIAS

Por todo ello, desde la Consejería aconsejan evitar las salidas y las actividades en las horas más calurosas. (Entre las 2 y las 6 de la tarde) y más aún las actividades físicas como deportes y trabajos que requieran un importante esfuerzo físico.

Si es necesario salir de casa a esas horas, buscar la sombra y llevar agua. Usar sombrero, utilizar ropas ligeras y amplias y de color claro.

Cerrar las persianas y las cortinas de las fachadas expuestas al sol. Mantener las ventanas cerradas cuando la temperatura exterior sea superior a la temperatura interior. Abrirlas por la noche.

Ducharse o bañarse varias veces al día o humedecer el cuerpo. Beber líquidos en abundancia, incluso sin sed: agua, zumo de frutas. No tomar alcohol y evitar bebidas comidas copiosas y hacer varias comidas al día, incluyendo frutas y verduras.

Pedir consejo al médico en caso de tomar medicamentos si aparecen síntomas no habituales. Pedir ayuda a un familiar o a un vecino si el calor os hace sentiros mal e informarse del estado de salud de las personas mayores de nuestro entorno que vivan solas, o tengan una situación de fragilidad o dependencia, y ayudadles a comer y a beber.