jueves, 3 de julio de 2014

Más de 400 niños han recibido clase en el Aula Hospitalaria “La Pecera” durante el último curso

Fuente: La Cerca / EP - Jueves, 03 de julio de 2014
Durante el curso escolar 2013/2014 un total de 404 niños han recibido clase en el Aula Hospitalaria ‘La Pecera’, ubicada en la planta de Pediatría del Hospital Universitario de Guadalajara. De ellos, han necesitado atención domiciliaria 25, mientras que el resto, 379, ha cumplido con sus obligaciones educativas en el propio centro durante su periodo de ingreso.


Los alumnos atendidos en el propio hospital se encuentran englobados principalmente en Pediatría. Las patologías más frecuentes han sido: Cirugía, Otorrino, Medicina Interna, Trauma, Digestivo, Neurología u Oftalmología. En cuanto a las patologías de los niños que han solicitado y recibido apoyo escolar domiciliario han sido: Traumatología, Oncología, Cirugía, Medicina Interna, Urología, Ginecología y Pediatría, ha informado el Sescam en nota de prensa.

El Equipo de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria (EAEHD) de Guadalajara está compuesto por cuatro profesionales, dos de Educación Primaria y otros dos de Educación Secundaria.

Uno de ellos, Ángel Mejía, desarrolla la mayor parte de su actividad profesional con los niños ingresados en el Aula Hospitalaria “La Pecera” que viene funcionando desde el curso 1983/1984, y es, además, coordinador del equipo. El resto de profesores, Paloma Gavilán, Manuel Vicente y María Dolores Rodríguez, da clase a los alumnos en sus domicilios y cuando se les necesita en el Aula Hospitalaria. Desde que comenzara a funcionar este servicio se han podido beneficiar de él más de 7.300 niños.

Tanto el profesor que trabaja en el Aula Hospitalaria como el resto de miembros del equipo de EAEHD tienen en cuenta todas las circunstancias que rodean al alumno hospitalizado o convaleciente como la angustia, ansiedad, desmotivación o aburrimiento. Por esta razón, recurren a técnicas encaminadas a fomentar su creatividad, perfeccionamiento de sus destrezas, habilidades y capacidades manipulativas.

OBJETIVOS

El objetivo de este equipo de profesionales es proporcionar atención educativa hospitalaria y domiciliaria a los menores que por enfermedad se ven obligados a pasar largos periodos de tiempo en un hospital y después convalecientes en su domicilio.

Otro de los aspectos de gran interés para estos equipos es crear un clima propicio para el intercambio de experiencias entre los alumnos hospitalizados y los que siguen su convalecencia en su domicilio. En el caso de los que se encuentran en el hospital se tiene en cuenta “los tiempos que pasan en sus habitaciones, en el pasillo o en la sala de juegos procurando que sientan lo menos posible la lejanía de su ambiente familiar y social”, explica Ángel Mejía.

En cuanto a los alumnos atendidos en su domicilio se plantean situaciones en las que éstos se puedan relacionar con sus compañeros y profesores, bien a través de visitas a su propia aula, sus compañeros en su casa o a través de la utilización de las nuevas tecnologías.

ATENCIÓN DOMICILIARIA

Los profesionales que se encargan de la Atención Domiciliaria, siempre que las condiciones de salud del menor lo permitan, continúan con las competencias establecidas con carácter general en el nivel correspondiente a cada alumno convaleciente, realizando en caso necesario, las oportunas adaptaciones curriculares con sus respectivos tutores.

Además están coordinados con el centro de procedencia del alumno. Todo ello con la finalidad de facilitar la integración en su nivel de escolarización en el momento en que se produzca el final de su período de convalecencia.