lunes, 7 de abril de 2014

No hubo premio para un Dépor que todavía está muy vivo

Poco premio para un Dépor que mereció un resultado favorable. No obstante, el fútbol conlleva esta serie de circunstancias que hacen que los desenlaces sean más o menos felices. Pero si por el fútbol del C.D. Guadalajara se tratara y de una incondicional afición que ayer abarrotaba el Pedro Escartín, el Deportivo Guadalajara tendría que estar jugando en otra categoría. Una categoría que fue arrebatada pero que tarde o temprano será recuperada por el equipo de fútbol más representativo de esta ciudad y provincia.


Más de 6500 personas llenaban el Pedro Escartín en una mañana de sol que invitaba a abuelos, padres e hijos a disfrutar de uno de los partidos más apasionantes en esta temporada 2013/2014. El derbi regional en el que se enfrentaban dos candidatos al ascenso, pero cada cual, con circunstancias bien diferentes. Y es que, el Albacete es un gran equipo, pero el C.D. Guadalajara también. La gran diferencia

radica en que la plantilla del Deportivo Guadalajara ha trabajado a contrarreloj todo el año, logrando una temporada sensacional pese a las dificultades, y luchando en dos competiciones. El Albacete, sin embargo, con mayor capacidad económica relativa, creó su equipo con tiempo y sin prisa, centrándose en una sola competición, en la cual ha conseguido grandes números situándose líder.

Puestos en situación, ayer Guadalajara era una fiesta. Ambas aficiones animaron sin cesar y el partido iba a comenzar de la forma más emocionante. Además,  el alcarreño Pedro Solís realizaría el saque de honor en el que recibiría una gran y merecida ovación, tras su reciente éxito al serle otorgado su segundo Goya. En este caso, por su emocionante cortometraje animado “Cuerdas”.

El Deportivo Guadalajara llegaría en la primera jugada del partido a la puerta rival, en un tiro dentro del área que lograría desbaratar Alberto. Los espectadores allí presentes ya estaban más que enchufados.

Un Dépor que con su intensidad y convencimiento doblegó al Albacete Balompié en los instantes iniciales a base de ataques y más ataques que provocaban un retraso en las líneas de los manchegos, los cuales no sabían cómo parar al equipo de Carlos Pérez Salvachúa.

No pasaron cuatro minutos cuando el conjunto alcarreño iba a conseguir el fruto de su insistencia. Y es que, ofreciendo un espectáculo digno de ver, el Deportivo hizo un gran gol que partió desde la banda izquierda. Arroyo recibiría un balón que protegería para servir de tacón a un Philippe Toledo, que de primeras y con un toque magnífico mandaría la pelota al área encontrando a un Javi López que entraba desde atrás libre de marca. El malagueño remataría el balón con mucha categoría, consiguiendo el gol que haría estallar a las gradas de un lleno Pedro Escartín. Minuto 4, y el Dépor estaba por delante en el marcador. Ante este resultado, hay dos opciones en este deporte y en otros: defender o ir arriba a por más.

Todo alcarreño sabe de la identidad del Deportivo Guadalajara. Nobles, fieros, y muy valientes, luchando para aumentar la renta y llegar cuanto antes al área contraria para hacer el segundo gol y seguir celebrando lo que era una auténtica fiesta.

Tan sólo dos minutos después llegaría esta oportunidad. Y es que, Tello, en el borde del área elegiría asistir a Quique, dentro de la misma en su perfil derecho. Delante de Alberto, golpearía el balón con fuerza, pero el meta visitante despejaría salvando a su equipo.

El Albacete intentaba apoderarse del balón, y poco a poco adquiría algo más de protagonismo en el juego, realizando las combinaciones que le caracterizan, pero sin crear excesivo peligro.

No obstante, llegaría en el minuto 16 un disparo aislado desde fuera del área, en el que Rubén Cruz empalmaría la pelota obligando a Álvaro Campos a realizar una gran intervención en una buena estirada a su palo derecho.

Pero como ya ocurriera dos semanas antes ante el anterior líder, La Hoya Lorca, el Albacete también conseguiría un gol imposible de parar ni defender, con el que lograría empatar el partido. El propio Rubén Cruz, en una falta en la frontal del área, mandaba el esférico a la escuadra sin posibilidad ninguna de que el meta valenciano deportivista pudiera alcanzarlo.

De nuevo empate. Todo volvía a empezar, pero con menos minutos por delante, y el Deportivo sólo pensaba en conseguir los tres puntos.

La defensa del conjunto manchego se vio inquietada en varias ocasiones. En primer lugar, llegaría una buena jugada en la que Garrido centraría al área y Toledo remataría, aunque el balón se marcharía fuera.

Más tarde Quique levantaría a toda la grada, cuando tras un fantástico centro de Rubén Arroyo, el futbolista vallisoletano se sacaba una chilena espectacular en la que conectó con el balón perfectamente, aunque mandándola fuera por muy poco pero provocando los aplausos de un Pedro Escartín entregado.

Seguía el acoso por parte del C.D. Guadalajara. Quique lucharía un balón largo en el que realizaría una buena dejada atrás, de la cual se aprovechaba Javi López. Javi se perfilaría hacia el centro, para disparar con su pierna izquierda, aunque Alberto paró sin demasiadas dificultades.

El Albacete Balompié aún pudo contabilizar un acercamiento más, cuando Indiano en el 36, lanzaba un tiro desde fuera del área que un seguro Álvaro Campos despejaba sin problema.

El Dépor no quería dejar pasar la oportunidad de volver a ponerse por delante antes de finalizar el primer período. Y bien pudo llegar el tanto en el minuto 38, cuando en un córner se produjo un barullo en el área que dejó el balón en la línea de meta, aunque terminó siendo despejado.

Con esto y con todo, el partido llegaría al descanso con tablas en el marcador y con la segunda parte por delante en la que quedaba mucho que decir.

No pasaban más que tres minutos desde la reanudación y el Albacete volvería a encontrarse con el gol, cuando en una jugada de banda derecha, Borja Navarro recibía el balón dentro del área, que a trancas y barrancas se llevaba con fortuna, quedándose el balón franco en el borde del área pequeña para definir sin mayor dificultad ante Álvaro Campos. Los manchegos se ponían por delante, y el Dépor tenía que intentar darle la vuelta al marcador.

Prosi, dos minutos después, lanzaba a balón parado un tiro que aunque muy potente, se marchaba alto por encima del larguero de Alberto.

Más adelante, Quique haría un tanto que le sería anulado por supuesto fuera de juego, al cruzar con su pierna izquierda un balón que le dejó delante del portero visitante; y el propio Quique, en el minuto 70, pondría en apuros al portero en un buen reverso en el que algo escorado en la izquierda, tiraría fuerte al primer palo.

El Albacete Balompié intentaba crear peligro al contraataque, pero era el Dépor el que llevaba la manija de un encuentro que se estaba escapando minuto a minuto. Pero en el minuto 89 llegaría una de las jugadas clave del choque.

Rida, que había entrado junto a Pérez y a Jesús Álvaro en la segunda parte, se internaría en el área tras disputar una pelota, y sería derribado por un defensor del Albacete. El colegiado decretaría penalti, y el Escartín lo celebraba.

Pero los penaltis son penaltis, y la suerte es un factor importante. Y en este caso, el portero adivinó las intenciones de un Prosi que había realizado un partido absolutamente fantástico, al igual que todos sus compañeros.

Dos jugadas aisladas del Albacete Balompié fueron traducidas en tres puntos. Pero el Deportivo Guadalajara puso el juego y las ocasiones en un partido en el que de nuevo, la fortuna no estuvo del lado de los alcarreños.

Quince puntos los que restan en la temporada, en la que el Deportivo Guadalajara está más vivo de lo que parece. Y es que, se sitúa a tres puntos del Cádiz y a seis del Cartagena, teniendo en cuenta que ambos se enfrentan entre ellos en la antepenúltima jornada.

Mucha tela que cortar, y por medio, una Final de Copa en la que el Deportivo atesora una renta de 2-1 en la ida, que tendrá que resolver en el Estadio del Couto este jueves 13 de abril.

Ningún “pero” a una temporada en la que el Deportivo Guadalajara partía con una desventaja de dos meses a nivel deportivo respecto a los demás, y de más si cabe a otros niveles después de todo lo que nunca debió suceder.

Este equipo tiene mucho. Y una de las cosas más importantes que atesora el C.D. Guadalajara de la temporada 2013/2014 es, que nunca se rinde.