viernes, 17 de enero de 2014

Para 500 autónomos de Guadalajara, la subida de cotizaciones decretada por Rajoy será del 22%: 56,6 euros más al mes

Alique: “Rajoy vuelve a hacer caja a costa de los más débiles, bajando salarios y pensiones mientras sube las cotizaciones a trabajadores y autónomos”
La subida generalizada de cotizaciones a la Seguridad Social a todos los trabajadores autónomos, que el Gobierno de Rajoy impuso por decreto en pleno periodo navideño, afectará especialmente a unos 500 autónomos de la provincia de Guadalajara -los que tienen contratados a 10 o más trabajadores-, cuya cuota se incrementará en 56,7 euros al mes, pasando de 256,7 a 313,4 euros, lo que supone un aumento del 22%. En el conjunto de la región, son aproximadamente 5.000 los autónomos que sufrirán la subida del 22% en sus cotizaciones mensuales.

El dato lo ha dado a conocer el senador del PSOE por Guadalajara, y portavoz de su Grupo Parlamentario en la Comisión de Industria del Senado, Jesús Alique, quien también ha recordado que a todos los autónomos, tanto a los que solo se autoemplean a sí mismos como a los que contratan hasta 10 personas, Rajoy les sube a partir de este mes un 2% la base mínima y un 5% la base máxima de cotización a la Seguridad Social.

A esto hay que añadir la obligación impuesta también a partir de este mes por el Gobierno de cotizar por conceptos que antes estaban exentos, como vales de comida, servicios de guardería, complementos de transporte o planes de pensiones aprobados en negociación colectiva, que llevará a muchas PYMES a “eliminar esos derechos laborales, lo que en la práctica es una nueva bajada de salarios a los trabajadores”, ha señalado Alique.

El senador socialista ha subrayado que “esta medida recaudatoria del Gobierno del PP, que penaliza con saña a autónomos y PYMES, es un nuevo intento de Rajoy de hacer caja a costa de los más débiles, ya que al mismo tiempo que baja los salarios y las pensiones, sube las cotizaciones de autónomos y trabajadores a la Seguridad Social”. Por ello, ha pedido al Gobierno del PP que “si quieren aumentar los ingresos de la Seguridad Social, suban el Salario Mínimo Interprofesional, que Rajoy ha vuelto a congelar por tercer año consecutivo”.

Rajoy prometió hace un año bajar las cotizaciones a PYMES y autónomos.
Alique ha criticado que “el PP, que mucho se llena la boca hablando de emprendedores y autónomos, en la práctica los traiciona y los somete cada vez a mayor presión contributiva”, además de “incumplir nuevamente sus promesas: Rajoy comunicó hace un año a las autoridades europeas que tenía intención de bajar un punto las cotizaciones a la Seguridad Social de PYMES y autónomos, y al final se las ha subido entre un 2 y un 22%”.

Esta subida de cotizaciones se produce, además, en medio de un “panorama preocupante para las PYMES y los trabajadores autónomos, que sufren problemas como la  reducción del crédito en un 9,4% durante el último año, según datos del Banco de España, una bajada global del consumo en nuestro país del 10% desde que gobierna el PP, el aumento del IVA impuesto hace un año por Rajoy, que ha llevado a muchos negocios de autónomos al cierre, y la morosidad que afecta al 60% de las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos del país”, ha enumerado Jesús Alique.

Esa situación preocupante se refleja también en la encuesta de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), donde “se ve su pesimismo de cara al futuro inmediato”, ha dicho Alique, puesto que “dos de cada tres autónomos españoles creen que no habrá recuperación económica este año y más de la mitad no ven posibilidades de contratar trabajadores en los próximos meses”.

El fracaso del “IVA de caja”.
Alique ha criticado también “la letra pequeña” del llamado “IVA de caja”, una de las medidas más publicitadas del Gobierno, con la que “Rajoy ha intentado engatusar a los autónomos, pero que está resultando otro engaño y un completo fracaso”. Según ha informado el senador socialista, el plazo para acogerse a esta medida, que ha entrado en vigor el 1 de enero, se ha ampliado dos meses, hasta el 1 de marzo, “ante la escasa respuesta que ha tenido por parte del sector”.

El motivo fundamental de esta baja acogida reside en “el temor de muchos autónomos a perder como clientes a grandes empresas, que en muchos casos sostienen sus negocios, porque la letra pequeña de esta medida dice que esas grandes empresas no podrán deducirse el IVA de facturas que deban a sus proveedores autónomos que se hayan acogido al ‘IVA de caja’”, ha explicado Alique.

Un segundo motivo es que “el Gobierno solo ha dicho que los autónomos no pagarían el IVA de las facturas hasta que las hubiesen cobrado, pero no ha contado que tampoco podrán deducirse el IVA de las facturas que ellos tengan como clientes hasta que esas facturas se hayan pagado”, es decir, “más letra pequeña que ha llevado al fracaso de esta medida”, ha concluido Jesús Alique.