jueves, 9 de enero de 2014

Guadalajara contará con diáconos permanentes, que podrán casar o bautizar sin ser sacerdotes

El obispo de la diócesis Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, ha firmado un decreto de institución del Diaconado Permanente, con el que se abre la posibilidad, para los hombres casados o solteros de la diócesis, de convertirse en diáconos permanentes, lo que les permitirá poder realizar casamientos, enterrar o también bautizar, sin ser sacerdotes.


El sacerdote y miembro de la comisión que ha realizado este estudio, Agustín Bugeda, ha señalado en una entrevista con Europa Press que la creación de esta institución responde fundamentalmente a las peticiones realizadas por algunos miembros de la diócesis que buscan un mayor compromiso con la Iglesia pero sin ser sacerdotes.

Algunas diócesis de España ya cuentan con este mismo servicio, y en el caso de la de Sigüenza-Guadalajara, ya hay algunos candidatos interesados en adquirir esta gracia o “sacramento del orden”, como le ha llamado Bugeda.

Bugeda ha valorado la creación de esta institución considerando que se trata de una decisión que “abre la puerta a aquellas personas que sienten esa vocación o gracia, a poder recibirla y ejercitarla”.

Se trata de un servicio que sólo puede ser asumido por varones, a quienes también se les permite tener una mayor implicación en la transmisión de la palabra de la Iglesia.

Otros de los requisitos implícitos del diácono permanente son que habrán de pasar por unos años de formación previa antes de ser ordenados diáconos, y en el caso de estar casados contarán también con el beneplácito de la esposa.

En todo caso —según Bugeda— se trata de personas que continúan con su trabajo habitual pero que buscan algo más. Lo que no podrán hacer nunca es celebrar la eucaristía ni confesar, eso es una labor sacerdotal, tal y como ha explicado este miembro de la comisión.

SERVIDOR

La traducción literal de diácono permanente es servidor, suelen acompañar al obispo en algunos de los servicios que este realiza y en lugar de llevar la estola sobre los hombros, como los sacerdotes, la llevan cruzada.

Aunque esta institución se ha creado ahora, el interés de su instauración ya había sido expresado por José Sánchez, el predecesor de Monseñor Atilano Rodríguez, quien prefirió demorarlo hasta la llegada su sucesor.

Ahora, Rodríguez ha considerado que una vez estudiado cuidadosamente el tema y consultados los consejos episcopal y presbiteral “se dan las circunstancias adecuadas en esta diócesis para su instauración”, tal y como ha precisado Bugeda.

El Diaconado Permanente en la diócesis supondrá una mayor riqueza en todas las dimensiones de la tarea de la Iglesia: predicación, liturgia y caridad. Cada obispo puede considerar la oportunidad de instaurarlo en su diócesis según las normas y criterios de la Santa Sede y de la Conferencia Episcopal Española; en España hay 872 diáconos permanentes, distribuidos en 45 de las 70 diócesis del territorio nacional.

Para el seguimiento y acompañamiento de los candidatos a este Ministerio, el obispo ha nombrado una comisión formada por el rector del seminario mayor, José Benito Sánchez Gutiérrez, y los vicarios territoriales y delegados para el Clero, Agustín Bugeda Sanz y Jesús Molina Alcántara, el vicario episcopal para la Vida Consagrada, Ángel Moreno Sancho, y el director de la Escuela de Teología, Pedro Moreno Magro.