lunes, 2 de diciembre de 2013

El Arroyo, de penalti, venció por la mínima al Dépor a falta de dos minutos

El Deportivo Guadalajara no logró sumar en el Municipal de Arroyo de la Luz en un difícil partido para los de Salvachúa, que pasaban por uno de los terrenos de juego más complicados de la categoría.


El único gol del encuentro se produjo a falta de dos minutos para acabar el tiempo reglamentario, cuando de penalti, Abel Buades puso el 1-0 que a la postre sería definitivo dando tres puntos a los locales en el minuto 88.
El C.D. Guadalajara saltó al campo con una gran intensidad, yendo a por el contrario y colocándose en campo ajeno para dificultarle la tarea al equipo extremeño. Así fue.

Los deportivistas dominaban y llevaban el peso del partido. Los de Salvachúa iban adelantando sus líneas, atrasando a su vez las del Arroyo, que tan sólo esperaba su oportunidad de atacar.

Las defensas, muy sólidas en ambos bandos, se encargaban de desbaratar cualquier acometida rival, consiguiendo que el marcador no se moviera bajo ningún concepto. Y es que, el terreno de juego no acompañaba al juego que suelen proponer los futbolistas morados. La imposibilidad de realizar fútbol control de precisión hacía que los futbolistas tuvieran que recurrir por momentos a otro tipo de juego menos elaborado, aunque en ocasiones también efectivo.

Garrido tenía que ser sustituido en el descanso después de varios golpes que el ex jugador del que ayer fue el rival del equipo morado recibía una y otra vez. Tanto Ruano como Espinar le intentaron sacar del partido y el defensor visitante llegó a quedar tendido en el terreno de juego durante unos segundos antes de finalizar el primer tiempo.

Ambos equipos querían la victoria, aunque cada uno por sus intereses. El Deportivo Guadalajara no llegaba con gran claridad, pero el Arroyo tampoco lograba inquietar en gran medida la meta de Álvaro Campos.Akrong salía en su lugar, y el Deportivo volvía a comenzar muy bien plantado en el campo, siendo Zazo el que tuviera la primera ocasión nada más comenzar la reanudación.

Salvachúa daría entrada a Mateo en sustitución del delantero Philippe Toledo intentando conseguir más control en el centro del campo, siendo Prosi en el 83 quien sustituyera a su vez a Javi López.

El Deportivo seguía intentándolo, pero el Arroyo tenía el partido donde quería, y en los últimos minutos, con el empuje de su gente, se vino arriba acercándose al área visitante.

La jugada desafortunada del encuentro llegó cuando en el minuto 87, un centro venido desde banda izquierda, tocaría en el brazo de Moyano, decretando el árbitro penalti sin dudarlo un instante.

Buades lanzó y marcó, adelantando a los suyos, sin posibilidad de reacción para los deportivistas, que pese a demostrar una gran actitud durante todo el encuentro, no lograron hacer su juego debido al trabajo de desgaste del rival, y al mal estado del terreno de juego artificial.

El próximo partido será en casa el 8 de diciembre a las 16:00 horas, ante el C.P. Cacereño. Un rival que viene de ganar a domicilio ante La Roda, y con el que ganar sería muy importante para conseguir una buena cantidad de puntos de cara a este final de primera vuelta.

Dos enfrentamientos seguidos los que tiene el Dépor en el Pedro Escartín, donde intentará conseguir el pleno de victorias, para seguir demostrando el gran equipo que es, y la extraordinaria hazaña que está logrando esta temporada, después de todas las ya conocidas dificultades.