lunes, 23 de septiembre de 2013

Las vocaciones sacerdotales se incrementan en Guadalajara después de tres años

El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, ha valorado el que después de tres años de “sequía vocacional” este curso vaya a haber dos seminaristas nuevos en el Seminiario Mayor de Guadalajara.



Monseñor Rodríguez ha realizado estas declaraciones a Europa Press tras presidir la inauguración de la iglesia de El Salvador, en el barrio de Aguas Vivas en Guadalajara, en una misa oficiada conjuntamente con otros sacerdotes de la diócesis, entre ellos, el párroco de este templo, Jesús Mercado.

Para el obispo de esta diócesis, el hecho de que tras años sin vocaciones sacerdotales haya un incremento supone “un aliciente”, y ha aprovechado para pedir a los jóvenes que se replanteen su vocación, bien a la vida sacerdotal o a la cristiana.

Monseñor Rodríguez se ha mostrado igualmente confiado en que este incremento continúe en los próximos años.

En cuanto a número de sacerdotes que hay actualmente en la diócesis, el obispo ha señalado que “no está mal” si se compara con otras diócesis, aunque ha reconocido que “la carga de trabajo” en los pueblos de la provincia dista mucho del verano al invierno.

Según ha dicho, en verano hay muchos municipios que incrementan notablemente su población y los párrocos tienen que atender “una importante sobrecarga de trabajo” que, por contra, no tienen en invierno. Época en la que, ha dicho, “apenas hay población ni gente que vaya a las parroquias de muchos pequeños pueblos”.

Además de la iglesia que hoy se ha inaugurado, en el municipio de Yebes también se trabaja en la construcción de otro templo. En ambos casos, además de con la participación económica del Obispado, está siendo esencial la colaboración de los fieles.