jueves, 8 de agosto de 2013

PSOE e IU piden un pleno extraordinario ante problemas sanitarios y educativos urgentes

Quieren que Guarinos se implique en la lucha contra el cierre de camas en el hospital y contra la discriminación a los universitarios de Guadalajara.


Los Grupos del PSOE y de IU en la Diputación de Guadalajara van a solicitar la convocatoria de un pleno extraordinario en la Institución Provincial para que Guarinos y su equipo de Gobierno se impliquen en la solución de dos problemas graves y urgentes que afectan a la provincia: el “escandaloso y masivo” cierre de camas en el hospital universitario de Guadalajara y la discriminación que supone para los universitarios de  la provincia tener que pagar en la Universidad de Alcalá (UAH) y las demás universidades públicas madrileñas tasas el doble de caras que el resto de estudiantes de Castilla-La Mancha en la universidad regional.
“Son dos temas cruciales que no pueden esperar hasta septiembre, porque la falta de camas en el hospital durante el verano ya no tendría solución y porque para entonces habría finalizado el plazo de matriculación universitaria y muchos estudiantes de Guadalajara se habrían quedado ya fuera por no poder hacer frente a las tasas”, ha explicado la portavoz del Grupo Socialista, María Antonia Pérez León.

Por su parte, el portavoz de IU, Francisco Riaño, ha señalado que “el pleno extraordinario es necesario para comprobar si el equipo de Gobierno de la Diputación de verdad se preocupa por los ciudadanos de Guadalajara o sólo para dar cobertura y apoyo a las políticas de recortes del PP, como viene haciendo hasta ahora”.

Cospedal ha cerrado la mitad de las camas hospitalarias de Guadalajara y entre un 15 y un 20% en el resto de hospitales de la región.

La portavoz socialista ha calificado de “caótica, alarmante y generadora de una inseguridad permanente para los pacientes y los profesionales sanitarios” la situación que se está viviendo este verano en el hospital de Guadalajara. El motivo es que de las 400 camas de las que dispone el centro hospitalario, están cerradas casi 200, lo que provoca que los pacientes esperen durante horas en urgencias hasta poder ser ingresados, que se estén dando altas prematuras, mezclas “abruptas y disparatadas” de pacientes y un “enorme sufrimiento tanto para ellos como para los profesionales, a los que hay que dar las gracias porque con su esfuerzo están evitando que haya males mayores”.

Los datos indican, además, que “Cospedal se está cebando en el acoso sanitario a Guadalajara, porque aquí ha cerrado el 43% de las camas en el mes de agosto, mientras que el gerente del SESCAM aseguró que en el resto de hospitales de la región se cierra entre el 15 y el 20% de las camas”, ha afirmado Pérez León.

“Pedimos, como mínimo, que Guarinos exija al Gobierno regional igualdad de trato para Guadalajara respecto al resto de provincias”, ha continuado la portavoz socialista, pero, en cualquier caso “eso también sería insuficiente, porque Guadalajara parte de un déficit de camas que no permite cerrar ni una sola cama en verano para cumplir las normas de una buena administración sanitaria y una calidad asistencial adecuada”.

Según la OMS, un hospital debe tener un máximo de ocupación del 85% de las camas para garantizar una asistencia adecuada y en estos momentos el hospital de Guadalajara tiene a diario ocupado el 100% de las camas, lo que no deja ninguna capacidad de maniobra. Además, según los indicadores del Servicio Nacional de Salud, el hospital de Guadalajara, con su dotación inicial de 400 camas, ya tenía una ratio inferior a las 2,54 camas por cada 1.000 habitantes de Castilla-La Mancha, mientras que el conjunto de España tiene una ratio de 3,1 camas por cada 1.000 habitantes. “Es decir, partimos ya de un déficit inicial muy importante y con menos camas que el resto de Castilla-La Mancha, que iba a ser paliado con el nuevo hospital de Guadalajara que se estaba construyendo y fue paralizado por el Gobierno de Cospedal nada más tomar posesión, pero si ahora encima cierran 200 camas, vemos que el PP se está cebando con nuestra provincia en el acoso a la sanidad pública”.

“Si Cospedal no evita la discriminación a los universitarios de Guadalajara, que lo haga la Diputación”.

El otro punto del pleno extraordinario solicitado por PSOE e IU en la Diputación pide que la Institución Provincial exija al Gobierno de Cospedal que evite que los universitarios de Guadalajara tengan que pagar casi el doble que los del resto de estudiantes de Castilla-La Mancha por cursar su carrera en las universidades madrileñas, especialmente en la Universidad de Alcalá.

Para ello proponen que la Diputación inste al Gobierno regional a crear un fondo social para ayudar a los estudiantes de Guadalajara a pagar la diferencia entre lo que se paga en la Universidad de Castilla-La Mancha, con campus en las otras cuatro provincias de la región, y lo que se paga en las universidades públicas madrileñas por la misma carrera. Y, si Cospedal no lo hace, que la propia Diputación ponga en marcha ese fondo social utilizando el presupuesto del Fondo de Contingencia de la Institución Provincial.

El portavoz de IU ha ofrecido varios ejemplos del coste que tiene para los universitarios de Guadalajara cursar determinadas carreras en comparación con los del resto de Castilla-La Mancha: Magisterio, en la UCLM, tiene unas tasas de 870 euros, mientras que en el campus de la UAH en Guadalajara cuesta más de 1.600 euros; en el caso de Medicina, el coste de la matrícula es de 1.127 euros en la UCLM y de 1.980 euros en la Universidad de Alcalá.

“Si eso se une a los recortes de Wert al programa de becas, va a provocar que muchos estudiantes de Guadalajara que quieren cursar una carrera universitaria no puedan hacerlo, pero el Gobierno regional debe poner los medios para garantizar la igualdad de acceso a la universidad entre todos los alumnos de Castilla-La Mancha y que no haya discriminación para los de nuestra provincia”, ha indicado Riaño.

Según ha expresado el portavoz de IU, “la competencia de la Diputación en esta materia es, primero exigir al Gobierno regional que cumpla con su obligación, y, si no lo hace, que cree ella misma el fondo social para evitar esa discriminación a los estudiantes de la provincia”. Por su parte, la portavoz socialista ha añadido a este respecto que “esto es tan importante o más que arreglar cuarteles o iglesias”.