jueves, 14 de mayo de 2020

El Ayuntamiento de #YunqueraDeHenares celebra la denegación de autorización ambiental para el proyecto del macrovertedero.

Desde el Consistorio yunquerano buscan personarse en el proceso como parte interesada para seguir de cerca los posibles recursos y poder exponer sus estudios medioambientales. 

El Ayuntamiento de Yunquera de Henares celebra que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha publique hoy, en el Diario Oficial de la región, la resolución por la que se deniega la autorización ambiental para el macrovertedero que se quiere construir en el término municipal de Guadalajara, junto al término de Yunquera. Ahora, tendrá que ser el Ayuntamiento de Guadalajara el que deniegue la licencia de obra.

Según la propia resolución de la Junta, el motivo principal de la denegación de dicha autorización ambiental es la nidificación en la zona de parejas de águila imperial ibérica. Se trata de una especie amenazada declarada en peligro de extinción en Castilla-La Mancha, por lo que está prohibida la destrucción de las áreas de reproducción, invernada o reposo de las especies declaradas en peligro de extinción.

“Afortunadamente, en esta ocasión hemos llegado a tiempo para defender los intereses de los yunqueranos desde su Ayuntamiento. Hemos podido canalizar la voz de todos nuestros vecinos, de los que nos sentimos muy orgullosos por haberse enfrentado a un proyecto que ponía seriamente en riesgo el futuro de nuestro pueblo”, explica el alcalde Lucas Castillo, añadiendo “nuestro mayor agradecimiento a todas las instituciones, organizaciones y personas que han luchado junto a nosotros en la Plataforma que se creó”.

Nuevos pasos a seguir.

Si el Ayuntamiento de Guadalajara denegara finalmente la licencia de obra y la empresa constructora recurriera esta decisión, el Ayuntamiento de Yunquera de Henares buscará formar parte del proceso judicial personándose como parte interesada ante dicho recurso. “De esta manera, podríamos formular una contestación con los argumentos medioambientales que hemos ido recabando, que se centran tanto en la presencia del águila imperial como en la permeabilidad del suelo y la posible afección a los cultivos de la zona”, cuenta el primer edil.

“Tenemos que tener claro que esto no ha terminado, que hay que seguir trabajando y estando vigilantes para garantizar que este proyecto tan dañino para el futuro de nuestro pueblo nunca sea una realidad”, finaliza.