jueves, 30 de abril de 2020

Vicente Hita, presidente de ADAC: “Ahora más que nunca son necesarias las ayudas para la actividad económica del medio rural”.

ADAC ha realizado una primera evaluación de las necesidades empresariales ante la crisis sanitaria, en la que se demanda una reducción de impuestos y cargas sociales en el medio rural o un acceso ágil y rápido a financiación, entre otras medidas.


El sector turístico, gran afectado entre los proyectos LEADER, demanda un plan integral adaptado a sus peculiaridades y que contemple una importante inyección económica.

ADAC pone a disposición de la iniciativa empresarial la segunda asignación de fondos europeos, comprometiéndose a gestionar pagos y la resolución de las ayudas con la mayor celeridad posible.

El Grupo de Acción Local ADAC ha obtenido las primeras conclusiones del informe de situación que en las últimas semanas ha pulsado el impacto que la crisis de la COVID-19 ha causado en los proyectos LEADER de las comarcas de la Alcarria y la Campiña. 

En dicho documento, que ha contado con la opinión de varias decenas de emprendedores y proyectos empresariales de la Alcarria y la Campiña de Guadalajara, la Asociación para el Desarrollo de la Alcarria y la Campiña (ADAC) apunta la necesidad de abordar medidas reactivadoras tales como una reducción de impuestos y cargas sociales o un acceso ágil y rápido a financiación. 

Igualmente, las conclusiones del informe destacan la necesidad de poner a disposición del tejido económico una información clara y facilidades en la gestión de trámites administrativos, así como planes integrales para la reactivación de la economía. 

Este proceso de análisis de situación y de recogida de datos se ha desarrollado durante este mes de abril desde ADAC entre los proyectos LEADER como consecuencia del impacto causado por la crisis sanitaria. 

Para ello han enviado un documento-formulario a aquellas empresas, personas y entidades que han presentado y están gestionando un proyecto a través de los fondos del programa LEADER. 

En la misma se planteaban cuestiones relacionadas con el normal desarrollo de la actividad, los problemas de financiación y gestión de tesorería detectados, la incidencia en el nivel de empleo, las medidas adoptadas hasta el momento y las dificultades a las que se enfrenta la empresa para volver a la normalidad, así como un catálogo de medidas para reactivar la economía. 

El sector turístico, el más afectado 

De esta primera evaluación de necesidades empresariales se extraen algunas conclusiones destacadas, como que el sector turístico es el más afectado por la crisis. 

Y es que el cierre de los establecimientos turísticos ha provocado no sólo una facturación cero en los últimos meses, sino también la incertidumbre sobre cómo se va a retomar la actividad y las inversiones y medidas necesarias para poder poner en marcha de nuevo el negocio. 

Desde esta perspectiva destaca la incertidumbre general, que llega a replantearse la posibilidad de cierre definitivo si no se ve una mínima rentabilidad de la actividad. 

El sector, además, se ha visto afectado por el pago de los intereses de los préstamos necesarios para desarrollar la actividad, frente a los que no se han previsto medidas expresas, a lo que se suma el problema de hacer frente a gastos corrientes fijos. 

La situación se ve agravada porque este es uno de los períodos con mayor ocupación turística (Semana Santa, puente de mayo), unido a una época de actividad agrícola, especialmente en la recogida de espárrago, con elevada demanda de alojamiento y servicios de restauración. 

Por todo ello, el sector reclama un plan integral, en el que se tenga en cuenta al turismo rural, con sus peculiaridades, sus limitaciones estructurales y la necesidad de seguir potenciando la actividad económica en los pueblos, que verían seriamente comprometido un servicio de proximidad esencial que fija población. 

Incidencia en el sector industrial y agroalimentario 

Frente a la impresión generalizada de que el sector agroalimentario no ha sufrido tanto por la crisis sanitaria, la repercusión ha sido muy relevante, según manifiestan las empresas del sector consultadas en esta recogida de datos. 

En plena campaña de recolección del espárrago verde y preparación de terrenos para otros cultivos agrícolas, se han encontrado con severas dificultades para contratar mano de obra, no habiéndose podido cubrir toda la oferta, dadas las limitaciones en los desplazamientos y el cierre de fronteras. Por ello, la puesta en marcha de la campaña ha resultado complicada. 

En este sentido, el colectivo de productores del espárrago verde solicitó la colaboración de ADAC en la búsqueda de trabajadores, que ha derivado a los productores en este período más de 1.500 solicitudes de empleo, y que a día de hoy ha permitido salvar parcialmente la campaña de recogida. 

A esta dificultad de contratación se añade el problema de la comercialización, con muchos de sus canales de venta y distribución cerrados. La consecuencia ha sido la reducción de los precios para poder acceder a los canales mayoristas y aplazar pagos y cobros, enfrentándose a importantes problemas de tesorería. Por ello, el sector demanda en este informe el compromiso de la población para hacer uso de los canales de proximidad. 

En el sector industrial se plantean problemas similares, como la dificultad de acceso a suministros, canales de venta cerrados y limitados e incremento de costes a la hora de producir debido al aumento de precios y costes de producción. 

En muchos casos, han desarrollado su actividad bajo mínimos, pero no han presentado ERTEs porque para seguir produciendo necesitan una plantilla mínima. 

Sector servicios: situación muy dispar 

Del informe de evaluación se recoge que el sector Servicios es el que plantea una mayor disparidad, dado que hay actividades que han permanecido abiertas en el tiempo de confinamiento pero con limitaciones en cuanto a horario, personal y medidas de seguridad, lo que ha resentido su rentabilidad. 

Por otra parte, otras actividades se han visto obligadas a cerrar o a prestar solo servicios de urgencia, por lo que han visto reducida sensiblemente su facturación. 

En el informe de ADAC se ha concluido que si bien han intentado prestar los servicios y la atención al cliente de forma telemática, así como gestionar los pedidos de la forma más diligente posible, se han encontrado con problemas de acceso a suministros y material sanitario necesario para la protección de los trabajadores. 

Necesidad de ayudas y financiación para reactivar la actividad económica 

Existe unanimidad entre empresarios y emprendedores en señalar en las encuestas realizadas la necesidad de impulsar ayudas directas y ágiles a la actividad económica para hacer frente a nuevas inversiones, pero también a la lenta reactivación de la economía. 

En este sentido, Vicente Hita, presidente de ADAC, a la vista de los resultados de la primera oleada de encuestas, considera que “ahora más que nunca son necesarias las ayudas para la actividad económica del medio rural, al igual que el compromiso de la población para consumir y utilizar los productos, comercios y servicios más cercanos”. 

Hita plantea la necesidad de reconfigurar algunas líneas de ayuda. “Necesitamos que las nuevas ayudas que ha previsto la Consejería de Agricultura vayan destinadas a la reactivación económica, y que sean ayudas directas tanto para la puesta en marcha de nuevas empresas como para afrontar las nuevas inversiones que se van a requerir derivadas de nuevas medidas de protección y distanciamiento”, afirma. 

Pero el presidente de ADAC vaya más allá y apunta que “no solo son necesarias ayudas a la inversión”, sino que “también necesitamos ayudas para las cotizaciones sociales y cubrir los gastos corrientes de las pequeñas empresas del medio rural, si queremos que vuelvan a la actividad”. 

En esta línea, recuerda que a la Diputación ya se le propusieron desde los Grupos de Acción Local de Guadalajara líneas de ayuda similares y que se han plasmado en el plan de subvenciones de la institución provincial. “La Diputación sabe que puede contar con los Grupos de Acción Local para impulsar, agilizar, dinamizar y gestionar estas líneas de ayuda, tan necesarias en este momento”, afirma. 

Por último y en relación con la gestión de las ayudas LEADER, Vicente Hita recuerda que “ADAC pondrá a disposición de la iniciativa empresarial la segunda asignación de fondos y va a gestionar pagos y resolución de las ayudas con la mayor celeridad posible”.